Cuidado de las joyas

CUIDADO

Para conservar tus joyas Garay y para que duren lo más posible te recomendamos seguir una serie de cuidados básicos… más bien de sentido común. 

Cómo limpiarlas

Para evitar que se deterioren es importante cuidar y mantener limpias las joyas. Será suficiente con pasarles de vez en cuando y con suavidad un paño de algodón o un trozo de fieltro seco, nunca húmedo. Los paños específicos de limpieza de metales vendidos en talleres de joyería o tiendas afines para limpiar los baños dorados o plateados son económicos, muy duraderos y dan un resultado muy bueno. Solo hay que tener en cuenta que pueden ser más agresivos y reducir la intensidad de los baños así que sé amable al frotar.

Cómo guardarlas 

Es  muy importante la forma en la que guardas tus joyas. Sobre todo, es importante que estén alejadas de la luz del sol directa y el aire, por eso los estuches joyeros son un clásico del cuidado. También las puedes guardar en bolsitas de tela en cajones o cajitas. 

Además, guardar las joyas individualmente evitará roces entre piezas o que se rallen. Las cadenas finas son especialmente delicadas así que intenta no guardarlas todas juntas para que no se enreden entre ellas que pueden llevar a roturas irreparables.

Un enemigo: la humedad

Independientemente del metal del que esté hecho una joya, la humedad es un mal compañero. Por ello te recomendamos que no te las dejes puestas al ducharte, o al ir a la piscina o la playa. Lleva siempre una bolsita de tela donde guardarlas si no,  y vuelve a colocarlas después. Este pequeño detalle puede ser la clave que alargue la vida de tu joya. Por ende, evita guardarlas en lugares donde el nivel de humedad sea muy alto e incluso coloca perlas antihumedad en ese cajón, joyero o cajita.

El perfume puede hacer mucho daño

El alcohol de los perfumes, colonias y vaporizadores corporales puede acabar dañando el baño de tus joyas. Te recomendamos que te perfumes un tiempo antes de ponértelas y así es menos probable que los baños de oro, rodio o cualquier otro metal se deteriore.  

Clave antialergias: piezas libres de plomo y níquel

Estos dos metales se han usado antiguamente en la fabricación de joyas porque alargaban los baños pero se ha demostrado que provocan alergias y no son aptos para la salud. Tanto en la Unión  Europea como EEUU y otros muchos países ya se ha prohibido su uso como componentes de las joyas.